Reiki para todo el mundo

reikiCuando nos duele algo, por ejemplo el estómago o un diente, apoyamos automáticamente la mano en aquel punto como si el simple contacto nos aliviara el dolor. De modo natural, sin darse cuenta, aplicamos el fundamento del reiki, una terapia milenaria japonesa para curar por las manos, que tiene cada vez más adeptos en Europa.

Las personas que lo practican aseguran que funciona de una manera sorprendente y mucho afirman que el reiki les ha cambiado la vida. Hasta la medicina convencional, siempre escéptica delante de este tipo de técnicas alternativas, ha empezado a usarlo en los hospitales. El reiki que significa “energía universal” en japonés, consiste en canalizar por las manos un poderoso manantial de esta energía, para si mismo o para otras personas para curar enfermedades físicas y curar emociones. Además, quienquiera puede practicarlo o recibirlo, ya que no es sólo un “Regalo” especial reservado a pocos privilegiados, sino es una técnica que se puede aprender tranquilamente. Aunque esta práctica de canalizar energía tenga más de 3.000 años, cayó casi en el olvido hasta cuando en el 1920 fue “rescatada” por el doctor Usui, un monje y profesor universitario japonés considerado el primer maestro reiki. Como la acupuntura o el shiatsu, esta técnica parte de una tesis muy simple: el ser humano es “energía“, afirmación que aunque pareces muy esotérica comparte aspectos con la física cuántica. El reiki sustenta que cuando la energía se para, por cualquiera circunstancia, se ocasiona la enfermedad. La imposición de las manos en la zona atascada, dónde la energía ha quedado entrampada, sirve para disolver aquel bloqueo que impide el fluir natural, devolviendo así al organismo su equilibrio.

“El reiki es una herramienta poderosa al alcance de quienquiera. No es necesario nada especial, todo el mundo puede practicarlo. Además, no tiene contraindicaciones porque el reiki es puro Amor”

El reiki es compatible con cualquier trato médico, ya que él completo, en ningún caso se entrega suspender ninguna cura médica para reemplazarla con esta técnica. Además, es reconocida como terapia alternativa de la organización Mundial de la Salud (OMS). En realidad, en los Estados Unidos y Reino Unido se usa ya en más de 1.000 hospitales y es comprendido en el Sistema Público de Salud. En el estado de Nueva York, a los cursos de formación del personal de los servicios de primer socorro, se da la formación reiki. La práctica de la imposición de las manos es una panacea para curar la enfermedad del siglo XXI: la depresión. “Ya que su objetivo es equilibrar  la persona enérgeticamente, físicamente, emotivamente y espiritualmente, este tipo de indisposiciones psíquicas desaparecen cuando la persona vuelve a su estado de equilibrio”. Como todas las técnicas oriental, el reiki trata a la persona como UN TODO. Es decir, no distingue entre cuerpo y espíritu. Hay un principio de esta técnica que dice que no hay cuerpos enfermos, hay almas enfermas. Las indisposiciones físicas, psíquicas, emotivas no son aisladas o casuales, sino soy una consecuencia del desequilibrio entre alma y cuerpo.

corpo reikiEn última instancia, nos autosanamos, y esta es una habilidad natural que todos tenemos, y que con la ayuda de un maestro de reiki podemos volver a redescubrir. Cómo terapia energética el reiki no es vinculado a ninguna ideología ni religión. En realidad, la Iglesia Católica tiene maestros reiki entre sus miembros. En el Nuevo Testamento se cuenta como los apóstoles realizaron milagros a través de la imposición de manos para curar en nombre de Jesús. Cambian los modos de explicar pero no el sentido: dónde la tradición japonesa habla de energía universal de la vida, los católicos hablan de Dios. Cuanto más reiki se practica mejor nos se siente. Y descubrir que tu salud y tu felicidad son al alcance de las manos, cambia en general toda la visión de la vida.

Tratamiento Reiki cita al mov. 640 248219

Podría interesar

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *