EFT y las emociones

EFT es una técnica de libertad emocional.

¿Pero de qué manera y porque tenemos que estar emotivamente libres?

Las emociones son el motor de nuestra vida del momento mismo en que venimos al mundo. ¡Somos emotivos, es cierto! y nuestras decisiones son conducidas por las emociones. Cuando nos aprestamos a tomar decisiones hacemos una valoración atenta de todas las variables pero al final lo que hará decidir será la emoción que creemos probaremos después de haber decidido.

emociones

¡Decidimos en base a la emoción que la decisión nos dará!

Las emociones son fundamentales en nuestra existencia, por ejemplo probamos miedo para sobrevivir a las amenazas (instinto de supervivencia), probamos amor y ternura respecto a los recién nacidos para lo instinto a la reproducción (supervivencia de la especie).

Éstas son emociones primarias, instintivas, que nacen con nosotros, también lo soy la tristeza, la alegría, la rabia, el asco, la sorpresa…

Luego tenemos las emociones complejas, las que se desarrollan con el crecimiento y la experiencia. Ejemplo, sabe instintivamente que cayendo podemos hacernos mal, e igualmente instintivamente sabemos que más es elevada la altura por que caemos y más nos hacemos mal, éste es un miedo primordial que nos salva la vida, pero si se tiene miedo de guardar de un balcón alto 3 o más metros, este ya no es un sano miedo, es terror (vértigos) que inmoviliza y no permite de mirar un bonito panorama de una altura elevada o bien de visitar la torre Eiffel solo porque la idea ¡provoca la náusea!

Las emociones que paralizan y no hacen avanzar son aquellos más difíciles de reconocer y ver.

¡Por ejemplo la tristeza se podría transformar en depresión! Es natural ser triste, por ejemplo, por un luto, pero si esta tristeza se perpetúa con comportamientos que llevan al aislamiento y a la inercia, la tristeza se transforma en algo que paraliza e inmoviliza en el pasado impidiendo de avanzar hacia el futuro.

A menudo las integramos tan gradualmente en nuestro modo de ser que se transforman en el nuestro carácter, entonces de quien sufre de vértigos sentiremos decir: “Yo soy hecho así, siempre he tenido miedo de las alturas y las evito” o bien siempre he sido un tipo taciturno y tímido”, “no quiero las fiestas ni los sitios demasiado ruidosos, prefiero estar sólo”.

Una de las emociones paralizadoras que caracteriza este período histórico es el cólera. Éste es la evolución de la rabia. Sentirse enfadados por una adversidad es natural, expresar rabia es natural, pero pasar los días a enfadarse por todo se pone paralizador, sobre todo si éste rabia no es expresada y no es útil a solucionar las situaciones. ¿Cuánto de vosotros pueden decir de no tener, al menos una vez en la vida, despotricado contra el chófer del coche que os ha cortado la calle? O ¿contra el enésimo político pillo a la TV? Rabia inútil porque sólo perjudica quién la prueba, no tiene salida y sobre todo no tiene solución, por lo tanto sigue teniendo a la persona rehén de un mal humor poco a poco más intenso; todo su día continuará con aquella vibración y mucho probablemente llegará a tarde habiendo peleado con el colega, con la mujer, con la madre o con un extraño en cola al correo. A tarde será agotado y lo que pensará quizás será “Hoy es todo ido mal,  ¡parece que todos lo tengan conmigo!”.

Todo eso para explicar que las emociones no son un impedimento a nuestra vida, más bien aquéllos naturales nos sirven, pero son nuestras reacciones a las emociones que nos paralizan y transforman sentimientos sinceros y primordiales, en frenos a nuestro crecimiento y evolución.

EFT trabaja sobre estas emociones.

“La causa de todas las emociones negativas es un desequilibrio en el sistema energético del cuerpo.”

Eft otro no hace qué arreglar este desequilibrio actuando sobre los meridianos energéticos y desbloqueando la energía en ellos cristalizados. No necesita agujas ni de otros instrumentos, es veloz, fácil y también divertido. Aprenderla es simple y aplicarla aún más lo es.

Las fases de “una vuelta” de EFT son 2.

  1. Me focalizo sobre el problema, dándole una valoración de intensidad, de 0 a 10, miedo, trauma, dolor etcétera
  2. “Martilleo” o fricciono ligeramente con la punta de los dedos determinada apuntas en el mío cuerpo dónde corren los meridianos energéticos.
¡EFT se puede usar sobre todo, más bien aconsejo calurosamente probarlo sobre todo!

Podría interesar

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *